20 Views

Reparar a los vivos

Entre la vida y la muerte.

Reparar a los vivos © Caramel films

 Entre la vida y la muerte

Reparar a los vivos supone la tercera película de la directora Katell Quillévéré . La película surgió cuando el productor David Thion le recomendó a la directora leer la novela homónima escrita por Maylis De Kerangal. Conseguir los derechos de la novela llevó su tiempo porque había muchas personas interesadas en la novela. Al final, la escritora decidió que Katell QuillévéréGilles Taurand, co-guionista de la cinta, serían los encargados de llevar la novela al cine. Si bien la escritora no participó en el guión se involucró activamente en la escritura.

Nuestras decisiones forjan nuestro destino

Simon (Gabin Verdet), un joven surfista, sale a surfear junto a dos amigos. De regreso a casa, los tres amigos sufren un accidente de coche. Simon resulta gravemente herido. Una vez que ingresa en el hospital, su vida comienza a apagarse poco a poco. Mientras asimilan su pérdida, su padres (Emmanuelle Seigner, Kool Shen) tendrán que decidir si donan sus órganos o no. Mientras tanto en París, Claire (Anne Dorval) aguarda angustiada un trasplante de corazón que la permita seguir viviendo.

Reparar los vivos © Caramel Films

La vida continúa

Reparar a los vivos es un drama médico sobre la vida, la muerte, la pérdida de los seres queridos y, finalmente, un certero retrato sobre la donación de órganos.

Entre tanta tragedia, pérdida, muerte, lágrima y dolor Reparar a los vivos se erige como una película la mar de optimista. Un canto a la vida que nos cuenta que, a veces, la muerte de unos supone el renacer de otros. También que los órganos son sólo recipientes que transmiten vida y no conforman la personalidad de un ser humano.  Algo con lo estoy completamente de acuerdo. Porque… ¿Qué es lo que nos define como personas? ¿Nuestra mente, es decir, nuestra personalidad? ¿O nuestro cuerpo, el recipiente, el envoltorio, que le da una forma física a nuestro ser? ¿Ambas cosas? Cuestiones muy interesantes que dan para cientos de debates. En mi opinión, y así es de forma legal, una vez que se apaga el cerebro, desaparece la persona. Entonces esos órganos que aún siguen viviendo pueden dar vida, y esperanza, a otra persona que se encuentra entre la espada y la pared.

Por último, como dije, Reparar a los vivos es un retrato sobre la donación de órganos y el trabajo a contrareloj de un puñado de profesionales que luchan a diario para que no dejar morir a unos órganos que pueden salvar familias y parejas. Órganos que aún albergan vida y esperanza.

Buen reparto y buena banda sonora

Reparar a los vivos cuenta con un magnífico reparto encabezado por Tahar Rahim, Emmanuelle Seigner y Anne Dorval. Rahim al que descubrí en la maravillosa Un profeta (2009, Jacques Audiard), encarna a un médico que debe informar, y convencer, a los padres de Simon sobre la donación de órganos antes de que estos dejen de ser útiles. Seigner encarna a la madre de Simon, una mujer que ha perdido, de repente, al hijo que tanto amaba y que debe tomar una decisión muy delicada mientras aún asume el dolor y la pérdida. Finalmente, Anne Dorval interpreta a la receptora, quién trata de sobrevivir emocionalmente mientras ve como la derrota se aproxima.

También cabe destacar la banda sonora del siempre excelente Alexandre Desplat. Una partitura sencilla y emotiva que encaja como un guante en la imágenes que estamos viendo.

Lo que menos me ha gustado ha sido el montaje. Entré a ver la película sin ver ningún tráiler y sin saber apenas nada de la película. Por ese motivo cuando aparece el personaje de Anne Dorval me perdí por completo puesto que, de forma abrupta, la película cambia de personajes e historia. Hasta que no descubrimos la relevancia de su personaje parece que estamos viendo una película completamente diferente. Es lo que tiene dar por hecho que todos los espectadores saben de que va la película y quién es cada personaje. Creo que si hubieran introducido antes el personaje de Claire la película hubiera ganado en claridad expositiva.

En resumidas cuentas

Reparar a los vivos en un buen drama sobre la pérdida, la vida y la muerte. Una película para reflexionar y aprender. No coincido con algunos críticos que dicen que la película es un publireportaje sobre donación de órganos. A pesar de que el montaje no me parece del todo acertado creo que es una película muy recomendable y muy disfrutable.

Año: 2016 | País: Francia, Bélgica | Género: drama | Dirección: Katell Quillévéré | Guión: Katell Quillévéré, Gilles Taurand (Novela: Maylis De Kerangal) | Producción: Philippe Martin, Justin Taurand, David Thion | Fotografía: Tom Harari | Montaje: Thomas Marchand | Música: Alexandre Desplat | Reparto: Gabin Verdet, Anne Dorval, Tahar Rahim, Emmanuelle Seigner, Kool Shen, Bouli Lanners

Adrián B.R.

Me encanta el cine, leer y escribir. Consumidor Cultural es el espacio dónde dedico mi tiempo libre a hablar de lo que más me gusta y a poner en práctica algunos de mis estudios.

Latest posts by Adrián B.R. (see all)

error: copyright
A %d blogueros les gusta esto: