19 Views

Verónica

Terror en Vallecas.

Verónica dirigida por Paco Plaza
Verónica © Sony Pictures

Terror en Vallecas

Verónica era una de las películas españolas más esperadas este año. Tan solo Oro (Agustín Díaz Yanes, 2017), El secreto de Marrowbone (Sergio G. Sánchez, 2017) y Musa (Jaume Balagueró, 2017) se acercan al nivel de expectación que ha generado la película de Paco Plaza. Yo también tenía muchas ganas de ver la película,tantas que sólo pensaba en ir a verla cuanto antes nada más llegar de las vacaciones. Resulta curiosa mi expectación ante los nuevos trabajos de Paco Plaza y Jaume Balagueró puesto que no soy fan de sus películas, ni las que han rodado por separado ni las que han rodado en conjunto. Tan sólo dos películas suyas han despertado mi interés: [Rec] (Plaza y Balagueró, 2007)  y Mientras duermes (Balagueró, 2011).

Tras este preámbulo quiero hacer otro inciso. Plaza y Balagueró estrenaron [Rec], película que encandiló a crítica y público por igual, poco después de El Orfanato (J.A. Bayona, 2007), la primera película escrita por Sergio G. Sánchez que aupó a lo más alto al cine de terror patrio. Desde aquel año el cine de terror y fantástico español no ha vuelto a cosechar semejante éxito. Este año vuelven a coincidir con tres películas que, como dije, están entre las más esperadas del año. ¿Se volverá repetir aquel éxito?

Y ahora al lío ¿Se han cumplido mis expectativas? Pues sí. Se han cumplido, visto satisfechas y sobrepasado. Verónica es una de las películas más redondas, nacionalidad aparte, que he visto este año. Rebosa humildad, cariño por el cine y talento.

Miedo made in spain

No me cabe duda de que Verónica ha nacido a raíz del éxito de Expediente Warren (James Wan, 2013) y Expediente Warren. El caso Enfield (James Wan, 2016) y sus spin off. Algo que no quita mérito a Verónica sino que añade más valor a una cinta rodada con menos medios e intenciones más modestas.

La película de Plaza también se basa, al igual que Expediente Warren, en hecho reales. Más bien se inspira puesto que parte de un caso paranormal ocurrido en Madrid hace 25 años para construir una historia ligeramente diferente con otros personajes.

Verónica ( Sandra Escacena), una joven madrileña de 15 años, saca adelante a sus tres hermanos pequeños mientras su madre (Ana Torrent), trabaja todo el día en un bar. En un acto de rebeldía, Verónica juega a la ouija con tres amigas en el colegio de monjas donde estudia. La sesión sale mal y Verónica resulta herida. A raíz de ese incidente, diversos fenómenos paranormales comienzan a perseguir a Verónica y a su familia..

Verónica © Sony Pictures

Una clase magistral

Verónica es una cinta de terror paranormal sencilla y muy creíble cuyo aroma a cotidianidad potencia los instantes de terror. Existen algunas concesiones propias del cine terror de serie B, esa monja ciega llamada Hermana Muerte ( Consuelo Trujillo), pero creo que están bien llevadas y no estropean la credibilidad del conjunto. También es un certero retrato de una adolescente, a un paso de ser una mujer hecha y derecha, que se ha visto obligada a madurar y a crecer a base de palos. Ella sola tendrá que proteger y cuidar a su familia .

En general, creo que el guión, escrito a cuatro manos por Paco Plaza y Fernando Navarro, la puesta en escena y la dirección de actores de Verónica son una clase magistral. Una clase magistral de cómo ambientar una cinta de terror en un entorno tan costumbrista como es el barrio de Vallecas ( ese plano contrapicado de dos bloques de viviendas que da lugar a un cruz invertida) , de como dirigir a un puñado de niños que no han actuado en su vida y, por último, como construir un personaje principal con cuatro pinceladas (esas miradas furtivas que se escapan a través de la ventana, una menstruación tardía con un efecto psicológico demoledor…). No resulta descabellado pensar que Paco Plaza va a aspirar al Goya a Mejor Director porque su trabajo es bestial. Humildad por los cuatro costados, no impostada ni forzada, que se traduce en elegancia y sabiduría.

Como dije, los niños están fantásticos. Destaca por méritos propios Sandra Escacena, en su primer trabajo en la gran pantalla. También destaca el breve, pero rebosante de humanidad, papel de Ana Torrent, últimamente muy alejada del mundo del cine.

No me olvido de la banda sonora compuesta por Chucky Namanera, deudora de los 80, y esos temas de Héroes del Silencio propios de principios de los 90.

En resumidas cuentas

Verónica es una clase magistral. Cada plano rebosa sabiduría y elegancia y cuenta en su reparto con un puñado de jóvenes actores no profesionales que engrandecen mas aún la película. Si te gusta el cine de terror no te la pierdas. Si te encanta el cine tienes que verla urgentemente.

Adrián Barrera

Me encanta el cine, leer y escribir. Consumidor Cultural es el espacio dónde dedico mi tiempo libre a hablar de lo que más me gusta y a poner en práctica algunos de mis estudios.

Latest posts by Adrián Barrera (see all)

error: copyright